Volcán

Paulina Romero Cool, Durante tu Viaje, Entretenimiento, Tours, Viviendo en Islandia

No me podía perder este fenómeno natural en la Tierra de Fuego y de Hielo.

La grieta se abrió  a las 20:45 en Geildingadal (el área) junto a Fagradalsfjall (la montaña) UTC del 19 de Marzo.

Días después, se podía hacer una caminata como de 7 horas en total. Pero con el paso de los días, para evitar accidentes, se abrió otro camino para tener acceso más seguro y rápido.

Una amiga me contactó y me invitó a ir con ella, obviamente le dije que sí!

Nos fuimos carpooling con su familia (incluyendo su hija de 8 años y su perro) para llegar a la península de Reykjanes.

Desde antes preguntamos bien cómo llegar, y cómo era la caminata. Fuimos preparados para cualquier tipo de clima, siempre vistiéndonos en capas y con buenos zapatos.

Había muchos carros estacionados por la carretera principal que sólo es de dos caminos (uno de ida, y uno de vuelta). Tomó varios minutos caminar desde el vehículo hasta la entrada del camino, y de ahí pasamos por caminos llenos de musgo y lava, un poco lodosos.

Después por una planicie para después pasar por dos partes muy inclinadas. Pero terminando eso, pudimos apreciar inmediatamente el volcán, impresionante verlo tan irreal.

Caminamos en total por una hora hasta llegar junto a la lava seca. De ahí decidimos sentarnos y disfrutar de la lava corriendo lentamente, del ruido de la lava fresca rompiendo lava seca, y de una mezcla de nieve que a la vez hacía un ruido relajante al tener contacto con lo caliente de la tierra nueva.

Decidimos caminar más cerca del cráter y de la lava fresca. Inclusive, logramos preparar unos hot dogs sobre la lava, realmente único.

Caminamos muy cerca del cráter, y qué maravilloso el ruido del poder de la tierra.

Se dice que estas fisuras seguirán dejando salir lava por muchos años por seguir, así que cuando vengas a Islandia, de seguro podrás ver este espectáculo...aunque con más lava alrededor. 

Los islandeses en vez de encerrarse en sus casas, nos atrevimos a llegar hasta la cumbre del volcán, como buenos vikingos.

Jóvenes y personas adultas, no importando su condición, fueron hasta el final. 

Lo volveríamos a repetir, la próxima vez de noche. 

Ayúdame a seguir con el proyecto