Pascuas

Paulina Romero Viviendo en Islandia

Nuestra familia no celebra las fiestas de pascua, pero tenemos las vacaciones mandatorias.

Lo que sí hacemos siempre es comprar nuestro huevo de Pascua o bien lo recibimos de regalo de la empresa donde trabajamos. Estos huevos están llenos de dulces y de más chocolate, depende del tamaño del huevo que va desde 3 cm hasta como el que se ve en la fotografía. 

El chocolate también es de diferentes sabores y hay para todos los gustos. Hay con dulce de regaliz, caramelo, arroz inflado, chocolate blanco o negro, sin azúcar, sin lácteos, etc. Tenemos muchos de importación pero también las empresas dulceras en Islandia los hacen. 

Dentro de cada huevo, no importando el tamaño, hay un proverbio de la Biblia. Quizás para muchos es cómo sacar el papel de las galletas de la suerte que pueden o no alinearse con lo que estás viviendo. 

En muchas casas hay búsqueda de huevo y se come el domingo de Pascua. Nosotros lo empezamos a abrir desde antes para no adulzarnos tanto.

En años pasados íbamos a la isla de Vídey para buscar los huevos pero dado a condiciones actuales, la búsqueda ahí no se ha hecho. 

Ayúdame a seguir con el proyecto