El mes de Thorri

Paulina Romero Viviendo en Islandia

Debido a su posición global, Islandia experimenta grandes transiciones en el clima a través de las estaciones y alterna dramáticamente entre la oscuridad y la luz del día. Alcanzamos la oscuridad máxima hace un mes, el 22 de diciembre en el solsticio de invierno, y ahora el sol se abre camino lentamente hacia los cielos, día a día.

Islandia se regía por un calendario antiguo, que más que nada era para indicar las cosechas del año y las temporadas donde había más luz que otras. 

antiguo calendario islandes

El viernes de la 13va (decimotercera) semana de invierno, que normalmente es entre el 19 y 26 de enero,  comienza la temporada de Þorri, el único remanente del antiguo calendario islandés. Esta temporada comienza con el día que se llama Bóndadagur, o el Día del Hombre. 

No se sabe realmente por qué el origen del nombre Þorri (“Thorri”), pero lo más probable es que se derive del rey noruego Thorri Snærsson, o Thor, el Dios del Trueno en la antigua religión nórdica. En los cuentos de la época medieval, Þorri es retratado como una personificación del invierno: un hombre poderoso y poderoso, tal vez un rey o cacique, de carácter duro y despiadado.

Pero en el Bóndadagur, podríamos decir que es como el día del padre pero para todos los hombres, se hace lo que se llama Þorrablót.

Las fuentes medievales también hablan de þorrablót, con la palabra blót que connota un evento sacrificial y comunitario.

El Þorrablót  era un festival de sacrificio en pleno invierno ofrecido a los dioses en la Islandia pagana del pasado. Fue abolido durante la cristianización de Islandia, pero resucitó en el siglo XIX como una celebración de pleno invierno que se sigue celebrando hasta el día de hoy.

Los lugareños se reúnen para comer, beber y divertirse. Como es habitual, el menú consta de delicias culinarias inusuales, conocidas como comida tradicional islandesa. ¡Estos incluirán carne de tiburón podrida (hákarl), cabeza de oveja hervida (svið) y sangre de oveja congelada envuelta en el estómago de un carnero (blóðmör)! Esto se riega tradicionalmente con un poco de Brennivin, también conocido como Black Death, un licor potente hecho de papa y alcaravea.

Todavía me falta probar el tiburón y la cabeza de oveja. Mis padres probaron, y estando acostumbrados a comer algo parecido en México, no tuvieron problema alguno.

A mí me encanta comer el blóðmör, que también hay otra versión que se llama lyfrarpylsur que es la salchicha que les cuento que se come con el arroz con leche.

Y bueno, del Brennivin, hay que saber cómo tomarlo. Es un alcohol fuerte, sabe bien. Pero en dosis altas puede ser la muerte como bien lo dice el nombre. 

Se dice que después de la cena de Thorrablot, las canciones tradicionales, los juegos y la narración de cuentos se acompañan de bailes. Pero en estos años que he estado en Islandia, sólo he ido a una fiesta por parte de la Universidad de Islandia y duramos unas cuantas horas. 

Si visitan Islandia durante la temporada del Þorrablót, podrán encontrar todo lo que forma parte del menú tradicional en restaurantes locales y en los supermercados. 

El siguiente mes del antiguo calendario se llama Góa, y comienza generalmente entre el 18-25 de Febrero. Así como el Bóndadagur, el día en que este mes inicia se llama Konudagur o el Día de la Mujer.

Estos son días para que los hombres mimen a las mujeres en sus vidas. Es como el Día de San Valentín y a menudo se regalan flores.

Al igual que el mes de Þorri fue tomado como la personificación del invierno, Góa tiene su propia parte de características poéticas. Diferentes poetas le han dado una variedad de rasgos: está bien vestida y es extremadamente alta, se ocupa de la despensa de la granja, es tan vieja como un asentamiento islandés, en ocasiones es incluso la fuente principal de erupciones volcánicas.

Y así, estas viejas celebraciones invernales sobreviven hasta el día de hoy en la cultura islandesa, aunque de una forma algo alterada. El atractivo perdurable de las celebraciones estacionales como estas sin duda proviene en gran parte de su papel en la ruptura de la monotonía de la existencia cotidiana, pero originalmente también pueden haber servido como hitos en el camino hacia un futuro más cálido y brillante.

Un recordatorio de que la primavera y el verano llegarían con el tiempo, que se había pasado un puesto más en el largo camino de oscuridad de la temporada de invierno, que conducía a tiempos mejores. La historia de Þorri y Góa puede recordarnos a la gente moderna cómo era la vida en Islandia. Y cómo solía ser la comida.

Y tú, te vas a atrever a probar la comida del Þorrablót cuando visites Islandia?

En tu país o en dónde vives, cómo se celebran a las mujeres y a los hombres, además del día del padre y de la madre?

Ayúdame a seguir con el proyecto